La digitalización: cuando lo urgente es también lo importante

La digitalización: cuando lo urgente es también lo importante

La pandemia ha traído consigo innumerables cambios: en las personas, en las empresas, en nuestros hábitos, en las fórmulas de relacionarnos… Y, por supuesto, también en los modelos de negocio. Y es que hasta la transformación digital se ha transformado: acelerándose en muchos casos, e impulsándose en muchos otros, como consecuencia del escenario actual provocado por la Covid – 19.

Este impulso hacia la digitalización se ha acelerado en todo el mundo, también en España. Desde el inicio de la pandemia, empresas de todo el mundo y de todos los sectores se han visto obligadas a cambiar sus modelos de negocio. El auge del teletrabajo, la necesidad de un menor contacto físico, o el auge de los ciberataques son algunos de los hitos que han impulsado la aceleración de la digitalización.

En estos momentos, en cualquier departamento de TI surgen dos cuestiones. En primer lugar, cómo ofrecer el servicio adecuado en esta nueva situación, de forma segura y eficiente. Y, la segunda, cuál es el impacto de la pandemia en la estrategia corporativa de la organización a medio y largo plazo, analizando un posible cambio en la estrategia de TI para realinear la empresa con el nuevo panorama.

Tal y como señala un estudio elaborado por IBM a través del Institute for Business Value (IBV), algunas de los obstáculos que existían para acelerar la transformación digital han caído y, sin embargo, han surgido otros nuevos. Los directivos encuestados para el estudio ya no ven en la inmadurez de la tecnología o en la gestión del cambio en las plantillas sus principales barreras. Al contrario, ahora consideran que las principales dificultades son la complejidad de las organizaciones, la formación inadecuada de las plantillas, así como su estado emocional.

Según este mismo estudio, España es el país con el mayor número de directivos (un 68%) que afirma que en los próximos dos años priorizará la digitalización de sus organizaciones.

Sin duda, esta crisis también nos ha dejado grandes lecciones y aprendizajes. Y ha desvelado una oportunidad real para implementar proyectos de digitalización que contribuyan a la reducción de los costes y de la complejidad de los entornos tradiciones. Es un llamamiento a la innovación, a la implementación de la eficacia y de la optimización de procesos. Porque, ahora más que nunca, hay que apostar por una nueva forma de ver la tecnología.

¿La clave? Poner a las personas en el centro de la digitalización. Formación continua, comunicación, escucha activa y empatía son algunos de los factores más humanos que tecnológicos, que hay que tener en cuenta durante todo este proceso. Porque, realmente, la tecnología es eso: un medio para conseguir un mundo mejor para las personas que lo habitamos

Pero a estas alturas seguro que esto ya lo has oído mil veces, casi se podría decir que es un tópico, entonces, ¿por dónde empezar? Huye de lo general, de las fórmulas que valen para todos, porque seguramente no valgan para nadie. ¿Te conoces? ¿Conoces tu organización, tus procesos? ¿Sabes dónde la digitalización en vez de sumar multiplica? Seguro que no.

Pues ya has llegado al principio del camino: “Traza un plan”. Confía en los expertos que mejor te conocen, que sean competentes y se comprometan con tu proyecto, y disfruta del camino: la digitalización es un proceso.

Aceleremos lo urgente. Prioricemos lo importante. Transformemos la transformación.

Rafael Ave Souto, Director de Consultoría de Emetel.

Deja una respuesta

Cerrar